¿Cómo se reducen las marchas?

Saber a usar las marchas de un vehículo manual es muy importante en el proceso de aprender a conducir. Hay que aprender tanto a aumentar como a reducir las marchas de un vehículo, para no dañar el motor o sus componentes y no gastar más combustible de lo necesario. Te vamos a explicar cómo se cambia de marchas y cuáles son los trucos para reducir de una marcha a otra.

Índice:

Cambiar de marchas

Caja de cambios manual

Como ya sabrás, los vehículos pueden ser manuales o automáticos. Esto quiere decir que puedes cambiar las marchas del vehículo usando el embrague y la palanca de cambios de forma manual, o que el vehículo cambie de marchas automáticamente con la caja de cambios automática.

Un motor manual, es decir, un vehículo con una caja de cambios manual, te permite cambiar entre 5 o 6 marchas normalmente, adaptando las revoluciones por minuto a la velocidad de a la que va el conductor.

Acelerador y embrague

Seleccionando la marcha deseada con la palanca de cambios y accionando el embrague a la vez, cambias la marcha del vehículo. La marcha con la que debes arrancar el vehículo es la primera, la cual permitirá que el motor empiece a funcionar y tenga la fuerza suficiente para que el coche pueda ponerse en marcha. Eso sí, si necesitas salir de un aparcamiento o hacer maniobras para incorporarte a la circulación, podrás usar la marcha atrás o reverso.

Una vez que has salido del estacionamiento y te has incorporado a la circulación, debes aumentar la marcha a medida que aumentes la velocidad, para que el vehículo pueda seguir rodando correctamente. Normalmente, no se debe usar la primera marcha más de 6 seis segundos después de empezar a circular, así que el cambio a la segunda se hace rápidamente.

Palanca para cambiar de marchas.

Reducir la marcha

Cómo se reduce la marcha

El proceso de aumentar la marcha es muy lógico, pero reducir la marcha puede parecer menos intuitivo. Lo primero que hay que hacer es dejar de pisar el acelerador y empezar a frenar, es decir, pasar el pie del acelerador al freno, todo esto con el pie derecho. 

Cuando la velocidad haya bajado a los kilómetros por hora correspondientes, por ejemplo, de 80 km/h a 60 km/h para cambiar de 5 a 4, tendrás que pisar el pedal de embrague con el pie derecho y seleccionar la cuarta marcha. Es muy importante frenar para cambiar de marcha, porque el no hacerlo puede resultar en que el coche se cale.

Freno de motor

Todo el proceso de reducción de marchas se debe hacer con suavidad y cuidado, sin pisar el freno o el embrague muy bruscamente.

Si pisas el freno de motor de manera progresiva y suave, notarás que el vehículo va reduciendo su velocidad poco a poco, adaptándose a la velocidad y sin poner el riesgo la circulación de los coches que vayan detrás tuya. 

Lo mismo pasa con el embrague, si lo pisas suavemente, el vehículo seguirá circulando sin problema. Pero si lo pisas de manera muy brusca, puede que el vehículo se te cale y te quedes parado en medio de la vía. Eso puede ser muy peligroso, porque si, siguiendo con el ejemplo de antes, cambias de 5 a 4 sigues yendo a una velocidad alta de 60 km/h y tu coche para de repente puedes provocar que el coche que va detrás de ti no pueda frenar a tiempo y se choque contigo.

Por eso, el freno de motor, accionado con el pie izquierdo, y el embrague, con el pie derecho, hay que presionarlos y soltarlos con suavidad.

coche autoescuela
Carnet
50% más barato !