¿Cómo se usa el portabicicletas?

Hay muchos detalles de los portabicicletas que pueden confundir al usuario que comienza a usarlo. Estos irán desde el tipo que hay que elegir hasta los complementos de señalización que se deben montar siempre que corresponda.

No hay que perder de vista que los portabicicletas son objetos que sobresalen en algún punto de la carrocería del vehículo, por lo que una mala instalación puede conllevar sanciones debido a los peligros que su mal uso o su mala señalización podrían ocasionar para los usuarios de la vía.

Resumen:

Un tipo de portabicicletas.

Tipos de portabicicletas

Lo primero que hay que tener claro es que no existe un único tipo de portabicicletas y que cada uno de ellos da unas ventajas y desventajas diferentes, por lo que conviene analizarlos para poder tener en cuenta sus peculiaridades.

El primero de todos es el portabicicletas de techo que tiene como ventajas dejar completamente libre la visibilidad trasera y el acceso al portón del maletero, aunque puede influir negativamente en la aerodinámica e impedir que el vehículo entre en espacio cerrados como un parking.

Después están los portabicicletas que se instalan en la parte trasera del vehículo. Aquí hay varias opciones: portabicicletas de portón trasero, de enganche y de remolque. Cada uno se instala de una forma diferente, aunque comparten espacio y algunas de sus ventajas y desventajas.

Entre las primeras, las ventajas, destacan detalles como la facilidad para montar y desmontar las bicicletas y el no impedir que el vehículo entre en espacio cerrados como sucedía en el caso de los portabicicletas de techo.

En el lado contrario, en el de las desventajas, hay que señalar detalles como que eliminan total o parcialmente la visibilidad trasera y que impiden acceder cómodamente al maletero, por lo que pueden ser inadecuados para muchos usuarios.

formación de conducción
Teórico
online gratuito

Obligaciones de los conductores que lleven portabicicletas

Se elija el tipo de portabicicletas que se elija, la DGT tiene creada una lista de obligaciones que deben cumplirse en todos los casos para no quedar expuestos a algún tipo de sanción por parte de las autoridades de tráfico.

La primera de todas ellas tiene que ver con los portabicicletas situados en la parte trasera del vehículo y a la obstaculización que estos pueden hacer de la placa de matrícula o de los pilotos traseros. En caso de que esto suceda, el conductor debe instalar un sistema auxiliar que vaya por encima del portabicicletas y permita que se vea el número de placa y las luces de señalización obligatorias.

Otro aspecto que hay que tener en cuenta es la anchura y el hecho de cuánto puede el portabicicletas sobresalir de la carrocería. En cuanto a la anchura, es importante tener en cuenta que de ninguna forma se permite que las bicis excedan las dimensiones de la carrocería del coche. Si esto sucede, habrá que desmontar alguna parte de la bicicleta para impedirlo. Sobre lo segundo, el máximo que puede exceder el portabicicletas de la carrocería será de un 15% del total del vehículo.

Otro aspecto importante es el de la señalización. La carga que sobresalga por la parte trasera del vehículo deberá ir acompañada de una señal V20 homologada, que es la que cuenta con un diseño de líneas rojas y blancas y que se emplea para este tipo de objetos que sobresalen de los vehículos. Si las bicicletas ocupan todo el ancho del vehículo, se deben colocar dos señales de este tipo una en cada extremo.