¿En qué consiste la conducción acompañada?

La conducción acompañada en España solo se puede llevar a cabo si el conductor responsable es alguien titulado y con permiso para poder ejercer como docente de nuevos conductores. Es decir, no es posible que cualquier persona enseñe, por ejemplo, a su hijo o a un amigo a conducir, ya que esto sería incurrir en un delito sancionado gravemente por las autoridades.

Con todo, no sucede igual en los países de nuestro entorno y el debate sobre la posibilidad de establecer la conducción acompañada en España ha estado abierto en varias ocasiones planteándose como una opción más que probable en el futuro.

Resumen :

Aprender a conducir

Aspectos generales

De forma genérica, se entiende por conducción acompañada aquella en la que el piloto no tiene licencia para conducir y se acompaña de otra persona que sí la tiene y que es la responsable de los actos del primero. Esta técnica se emplea de forma frecuente en muchos países para que los jóvenes puedan desarrollar la capacidad de conducir de una forma más cercana a su entorno teniendo que pasar por la autoescuela lo justo.

Con todo, incluso en los países en los que esta sí está permitida, son necesarias clases dadas por profesionales antes de poder circular bajo la forma de la conducción acompañada, ya que la formación de los conductores es algo que debe recaer siempre en profesionales que cuenten con las herramientas necesarias para hacer transmitir los conocimientos oportunos.

Los defensores de este tipo de prácticos exponen una serie de ventajas que están probadas, como la reducción de los accidentes entre jóvenes o el aumento del conocimiento de las leyes de tráfico en todos los estratos de los conductores, ya que, al ejercer como tutores, los veteranos suelen tener el interés por ponerse al día y refrescar conocimientos.

Sin embargo, esta opción también cuenta con desventajas como puede ser la falta de cobertura específica de los seguros y otras similares, por lo que la situación debería ser muy bien valorada antes de poder establecerse de forma legal.

coche autoescuela
Carnet
50% más barato !

La situación en España y en su entorno

En el entorno europeo, son muchos los países que cuentan con una legislación que permite la conducción acompañada. Hablamos de países como Alemania o Francia, y es que en este último lugar se lleva practicando de forma regular desde 1990.

En España no es legal. Se ha barajado varias veces la posibilidad de regularla, pero aún no se ha hecho. El problema entonces es bastante claro: si el piloto de un vehículo no cuenta con licencia, se está cometiendo un delito. Es más, conducir sin permiso es una de las faltas más graves que se pueden cometer, por lo que no se debe olvidar esto nunca ante la tentación de enseñar a conducir a alguien en un coche particular.

La sanción en cuestión puede llegar a suponer una multa de 3000 euros y una pena de cárcel de entre 3 y 6 meses. No es, por lo tanto, algo que tomarse a la ligera, así que lo mejor es dejar que sean los profesionales de la enseñanza los que por ahora se hagan cargo de las tareas específicas para poder enseñar los conocimientos necesarios para la conducción.

Padre enseñando a conducir a su hijo