Los tipos de faltas del examen práctico

Desde su última reforma, el sistema de evaluación del permiso de conducir de tráfico ha permitido calificar las competencias y destreza de los alumnos siguiendo un sistema de faltas acumulativas que el alumno o alumna podría cometer en el examen.

Durante la prueba, el examinador irá apuntando y especificando, en un documento oficial, los fallos que el alumno o alumna ha realizado, y que los aspirantes podrán consultar normalmente al día siguiente en la web de la DGT en el apartado de “Consultar notas de exámenes DGT".

Índice:

Alumna se examina del examen Práctico de conducir.

¿Qué tipos de faltas puede haber en el examen práctico?

Estas faltas o “fallos” que el alumno o alumna puede cometer en el examen son cumulativas, por lo que dependiendo del número de faltas o incluso la combinación de faltas de una categoría con otra, el alumno aprobará o suspenderá.

Cada alumno puede cometer hasta un máximo de 10 faltas (9 leves o 1 deficiente y 4 leves como máximo) en el examen, es decir, cada falta suma puntos y son acumulativas. Estas faltas se clasifican en:

  • Faltas leves: son aquellos fallos del alumno que está realizando el examen que no suponen un obstáculo o peligro para el resto de los conductores de la vía, por ejemplo: no regular bien los espejos retrovisores o no mirar por ellos al realizar alguna maniobra, no ponerse el cinturón de seguridad antes de arrancar el coche, llevar una relación de marchas incorrecta, etc. Cada falta leve suma 1 punto, es decir, si se cometen 10 faltas leves se suspende el examen (si solo hemos cometido faltas leves).
  • Faltas deficientes: son aquellas que no siendo eliminatorias, pueden suponer un peligro moderado, afectando a la seguridad y fluidez del tráfico, por ejemplo: no mantener la distancia de seguridad, no circular por el carril derecho en las autopistas o autovías, incorporarse invadiendo una zona de sentido contrario o haciendo frenar bruscamente a otro conductor, etc. Las faltas deficientes suman 5 puntos, con lo cual, si se cometen 2 faltas deficientes o 1 deficiente y 5 leves, se suspende el examen.
  • Faltas eliminatorias: son fallos que suponen más peligro. Muchas están relacionadas con la falta de visibilidad al realizar una maniobra y con las imprudencias. Por ejemplo: saltarse un STOP o un semáforo en rojo, realizar incorrectamente un Ceda el paso poniendo en peligro al resto de conductores que circulan en ese momento, circular en sentido contrario o meterse por una calle en dirección prohibida. En el caso de las faltas eliminatorias, cada una suma los 10 puntos a la vez, con lo cual, cometer 1 de estas falta supone suspender el examen inmediatamente.
formación de conducción
Teórico
online gratuito

¿Qué evalúan los examinadores en el examen práctico?

Son varios los criterios por los que los examinadores consideran que un alumno comete fallos o no. Sin embargo, te damos un breve resumen de qué van a tener en cuenta los examinadores a la hora de calificarte o de puntuar un fallo:

  • Tus habilidades funcionales con el vehículo: es decir, que sepas manejar el vehículo con la suficiente seguridad y fluidez como para no poner en riesgo a los demás usuarios de la vía.
  • Conocimientos mecánicos: no te preocupes, no son conocimientos en profundidad, sino que el examinador de la DGT podrá asegurarse de que sabes dónde se encuentran el líquido anticongelante, las luces del vehículo, el chaleco reflectante, que sabes abrir el capó, etc.
  • Que realizas las comprobaciones necesarias antes de arrancar el vehículo (colocación del asiento, espejos retrovisores, etc.) y sigues las normas de seguridad a la hora de incorporarte, es decir, la regla R.S.M. (Retrovisor, Señalización y Maniobra), por ese orden (mirar por los retrovisores, indicar la acción mediante los intermitentes y realizar la maniobra de salida).
  • Que circulas con fluidez y seguridad, es decir, te adaptas a la circulación y estás atento o atenta a lo que ocurre a tu alrededor, respetas las normas y señales de tráfico, las velocidades máximas de cada vía, distancias de seguridad, facilitas las incorporaciones y eres cortés con los demás usuarios de la vía, eres capaz de estacionar el vehículo, etc.

Afortunadamente, en ocasiones los examinadores pueden admitir o tolerar ciertas faltas leves, motivadas en la mayoría de las ocasiones por los nervios del examen que pueden experimentar los candidatos y porque, al igual que en la conducción habitual, no todo lo que ocurre depende del alumno, sino que éste debe ser capaz de adaptar su conducción a lo que ocurre en su entorno para que esta sea lo más segura posible tanto para él/ella como para el resto.

Sin embargo, lo anterior no quiere decir que los examinadores de la DGT vayan a pasar por alto los fallos que los alumnos tienen; y siempre hay que recordar que aunque las faltas sean leves, una acumulación de varias faltas leves conlleva el suspenso. 

Además desde el año 2015 ya no se comunica a los candidatos el resultado de su examen práctico in situ, sino que deberán mirarlo en la web de la DGT, metiendo DNI, fecha de la prueba, clase de permiso y fecha de nacimiento.