El conductor

Dentro de un vehículo, cada componente mecánico es de gran importancia. También lo son los elementos de seguridad activa y pasiva y el resto de componentes que forman el conjunto del vehículo.

Sin embargo, no hay ninguna pieza ni sistema que supere en importancia al factor humano, al conductor. Este, a fin de cuentas, es el que se encarga de mantener la seguridad en la conducción y poner en funcionamiento los diferentes elementos del vehículo.

De ahí que deba estar siempre en perfectas condiciones cuando se ponga a los mandos del vehículo. Esto es algo que pasa por llevar una conducta impecable durante la conducción. El respeto a las normas de tráfico y a las señales debe ser máximo, pero tan importante como lo anterior es asegurar un estado físico adecuado para conducir y evitar las distracciones que podrían entorpecer la conducción.

Resumen :

Conductor en un vehículo

Distracciones

Hay ocasiones en las que no se tiene conciencia de la cantidad de metros que se recorren en un vehículo en marcha en pocos segundos. Cuando este recorrido se hace distraído por cualquier motivo, es como si el coche estuviera circulando de una forma ciega, por lo que el riesgo de accidente es evidente.

Estos metros a los que hacemos referencia no son para nada despreciables. Por ejemplo, circulando a 100 km/h, distraerse durante un solo segundo supone recorrer una distancia cercana a los 30 metros sin atención en la carretera. De ahí que el riesgo de accidente se multiplique, y es que las distracciones se esconden detrás de la mayoría de accidentes que suceden en las carreteras nacionales según datos oficiales.

Las distracciones no son pocas y es el conductor el que debe evitarlas en la medida de lo posible. Hablamos de acciones tan simples como echar un vistazo al teléfono móvil, manipular la radio o el sistema de GPS del vehículo o encender un cigarrillo.

Todas estas acciones, que en sí mismas parecen inofensivas, son la fuente de la mayoría de problemas que se dan en las carreteras y suelen acabar en muchos casos con trágicas consecuencias para el conductor que las lleva a cabo y para el resto de usuarios de la vía.

formación de conducción
Teórico
10 veces más barato !

Estado físico

Si distraerse es peligroso, conducir en un estado físico que no sea óptimo puede ser un peligro aún más grave. El estado físico del conductor influye directamente en el tiempo de reacción ante un obstáculo, tiempo que se suma al de frenado para detener el vehículo, y a la capacidad de toma decisiones que es fundamental en la carretera.

Uno de los problemas más significativos que pueden afectar al estado físico del conductor es el del sueño. Ponerse al volante sin haber descansado lo suficiente es un riesgo realmente alto que puede terminar en accidente por un despiste o por la lentitud a la hora de tomar decisiones que la somnolencia trae consigo.

Conductor adormilado

Asimismo, no hay que olvidar que el estado físico del conductor se puede alterar por la toma de diversas sustancias. Algunas de ellas son completamente legales. Nos referimos a los medicamentos recetados para diferentes patologías que pueden alterar la percepción y otras capacidades fundamentales para la conducción.

Pero tampoco se debe dejar de lado el consumo de alcohol y de cualquier otra droga. Todas ellas alteran de forma significativa el estado físico y mental de un conductor impidiendo que este tenga las capacidades fundamentales para conducir con seguridad, por lo que se pondrá en riesgo a los usuarios de cualquier vía.

formación de conducción
Teórico
10 veces más barato !