¿Qué indican las señales de circulación?

Sin las señales, el tráfico podría ser algo caótico. La organización en la carretera, la seguridad de conductores y viandantes y otros muchos aspectos deben regularse e indicarse de forma debida, algo que solo se consigue con las señales y con otros dispositivos auxiliares como los semáforos.

La variedad de sentidos que puede adoptar una señal de circulación es tremendamente amplia. Prohibiciones, recomendaciones, obligaciones o advertencias son solo algunos de ellos. Así, todo depende en gran medida del formato de la señal y del lugar en el que esté colocada esta.

Índice:

Señales de circulación

Diferentes tipos de señales por su sentido

Para la circulación, existen muchos tipos de señales diferentes que deberías tener en cuenta. Eso sí, hay algunas que destacan por su importancia y presencia en las carreteras nacionales, por lo que son las que vamos a destacar.

Las primeras de todas son las relativas a prohibiciones. Estas hacen mención a situaciones como vías con una dirección prohibida y a otras acciones que no se pueden llevar a cabo en una calzada como es el aparcar, el detenerse o cualquier otra.

Las siguientes serían sus contrarias, es decir, las de obligación. Estas indican que se debe llevar a cabo una acción o mantener alguna medida de seguridad sin ningún tipo de salvedad. Pertenecen a este grupo las señales de límite de velocidad máximo o las que marcan la dirección de una vía.

En cuanto al sentido, debemos abordar un tercer grupo: el de las señales de precaución o peligro. Estas suelen avisar mediante un triángulo de fondo blanco y bordes rojos la existencia de una situación que el conductor debe tener en cuenta para garantizar la seguridad. Pueden hacer referencia a situaciones tan diversas como la presencia de animales o de vehículos pesados en la calzada.

Señal triangular de peligro sin especificar

Indicaciones de dirección y otras señales diferentes

Al margen de las anteriores, hay otras señales que deben ser contempladas dentro de las de circulación. Por ejemplo, aquellos paneles que indican las direcciones que se pueden seguir durante la conducción. Al contrario de las anteriores, estas señales no indican nada que haya que realizar de forma obligada y son meramente informativas para los usuarios.

Por otro lado, también hay señales que indican la presencia de obras en la calzada. En general, son señales exactamente iguales a las convencionales, aunque cambian el fondo del color por un amarillo intenso que es lo que indica que hay un tramo de obras.

Por lo demás, se debe tener en cuenta que hay señales que hacen mención solo a algunos carriles de la vía. Estas suelen representarse con flechas para cada parte de una carretera y con la señal correspondiente sobre la línea que represente el carril.

Junto con las anteriores, cualquier señal que sirva para señalizar algo pertinente para la conducción y el tráfico deberá ser tomado como una señal de circulación. Los ejemplos más notables son las señales y marcas viales de ceda el paso y de STIOP, dos de las señales más comunes en cualquier tipo de vía.

Señal de obras en la vía.