¿Cuáles son las señales de reglamentación?

Las señales de reglamentación forman parte de las señales de tráfico más comunes e importantes en el día a día de los conductores. Su función no es otra que la de advertir, informar y ordenar el tráfico y determinados comportamientos, por lo que su cumplimiento y observación es fundamental.

Resumen :

  • El objeto de estas señales
  • Las más comunes
  • Cómo identificar estas señales
  • ¿Son de obligado cumplimiento estas señales?

El objeto de estas señales

En cualquier calzada puedes encontrar desde señales de aviso a otras destinadas a dar recomendaciones. El caso de las de reglamentación es muy especial, ya que estas son las que están diseñadas para obligar a los conductores a llevar a cabo determinadas acciones o prohibir hacerlas.

Por su carácter, las de reglamentación son de las señales que cuentan con una mayor importancia. Muchas de ellas indican prohibiciones que deben ser atendidas en todo momento.

Otras se encargan de señalar acciones obligatorias durante la conducción. Por todo ello, estas señales son fundamentales para cualquier conductor y no se pueden obviar sus advertencias de ninguna forma.

¿Son de obligado cumplimiento estas señales?

Sí. Al contrario de lo que puede pasar con las de recomendación o las de advertencia, las de señales de reglamentación hay que cumplirlas siempre.

Es más, infracciones como las de no atender a un STOP o a un Ceda el paso son de las más graves que se pueden cometer en la carretera y pueden llevar en todos los casos a sanciones por parte de la autoridad de tráfico.

Y ello sin contar la inseguridad que puede generar no atender a sus indicaciones durante la conducción. Es por todo ello que estas son de las señales más importantes y más frecuentes que se pueden encontrar en las carreteras de España.

Cómo identificar estas señales

Lo cierto es que éstas no son señales que cuenten con una forma estándar, por lo que se identifican más por su significado y uso que por sus detalles específicos.

Así, por ejemplo, la de Ceda el paso es una señal con un triángulo con el vértice en su zona inferior, fondo blanco y bordes rojos, mientras, la de STOP se presenta como un polígono octogonal rojo con la palabra STOP en su interior. Con todo ello, es fácil advertir que estas señales no tienen un diseño definido para todas ellas. Así, se debe estar muy atento a lo que señale cada una de ellas y conocerlas perfectamente para circular con seguridad.

formación de conducción
Teórico
online gratuito

Las más comunes: cuando la señalización requiere que los conductores se detengan parcial o completamente

Dentro de todas las señales que se emplean para la reglamentación del tráfico, hay algunas que destacan por su presencia o por la importancia de aquello que regulan.

Hay dos fundamentales: la señal de STOP y la de Ceda el paso.

La señal de STOP

Esta señal obliga a realizar una parada de seguridad para observar la situación de tráfico antes de incorporarse a una vía o de realizar cualquier otra maniobra en la que esté presente esta señal.

Señal de STOP.

La señal de Ceda el paso

El Ceda el paso crea la obligación de ceder el paso a todos los conductores que estén circulando por una vía o una intersección en el momento en el que se desee realizar la incorporación.

Señal de Ceda el paso.

formación de conducción
Teórico
online gratuito

Señales de prioridad del conductor

Al igual que se encuentran con señales que les obligan a detenerse parcial o totalmente, los conductores también pueden encontrarse con diferentes señales de tráfico que indican que tienen prioridad. Esta indicación puede, según la señal encontrada, aplicarse a todas las intersecciones de una vía:

Señal prioridad de paso a otros carriles

O puede aplicarse a la primera intersección encontrada:

Señal P1

Ahora bien, hay situaciones en las que juega la prioridad sin que haya señales. Estos son los casos de intersecciones en los que no hay ninguna señal. En estos casos, siempre se debe tomar como principio el de que tiene preferencia el conductor que se acerque por la derecha o el que use la vía principal en caso de incorporación a dicha vía, aunque puede haber excepciones.