¿Cuáles son los límites de velocidad en España?

La velocidad en las carreteras españolas está limitada según las diferentes condiciones de tráfico: tipo de vía, clima, estado del conductor y otros factores. Desafortunadamente, la alta velocidad es una de las causas más frecuentes de accidentes. Por lo tanto, es esencial seguir las normas establecidas en el Reglamento General de la Circulación y los conductores deben adaptar la velocidad a cada situación determinada y al límite establecido.

Índice:

Tablero de instrumentos.

Regulaciones de tráfico: límites de velocidad

Estadísticas de velocidad en España

Según las cifras del Ministerio del Interior sobre el exceso de velocidad en España en 2018 la velocidad fue el segundo factor concurrentes en los accidente mortales con un 22%, detrás de la conducción distraída y por delante del alcohol.

Límites de velocidad en poblado

En poblado el Reglamento General de la Circulación establece un límite máximo genérico de 20 km/h en vías que dispongan de plataforma única de calzada y acera, 30 km/h en vías de un único carril por sentido de circulación y 50 km/h en vías de dos o más carriles por sentido de circulación. Los vehículos que transporten mercancías peligrosas circularán como máximo a 40 km/h en estas vías y en travesías, como norma general.

Señal R-301

Límites en las carreteras de doble sentido

El límite establecido para coches en este tipo de vías fuera de poblado es de 90 km/h. La peligrosidad de circulación en sentido contrario en la misma calzada hace que se debe extremar la precaución y en algunos tramos sin visibilidad suficiente, curvas, cambios de rasante, intersecciones se rebaje la velocidad notablemente con las correspondientes señales de prohibición.

Límites en las autovías y autopistas en las zonas urbanas

En autopistas o autovías urbanas el límite máximo establecido con carácter general es de 80 km/h.

Estos límites pueden ser aumentados o disminuidos mediante las correspondientes señales por el titular de la vía, las demás normas de circulación serán las mismas que se aplican en autopistas o autovías fuera de poblado para todos los vehículos.

Límites de velocidad en las autopistas

Circulando por autopistas o autovías fuera de poblado la velocidad máxima establecida para conducir en España es de 120 km/h. La velocidad es un factor de riesgo importante, por ello, numerosos estudios ratifican que la moderación de la velocidad es un factor importante a la hora de sufrir un accidente y las consecuencias sobre nuestro organismo.

Señal de velocidad en autopista.

Evaluar y ajustar tu velocidad para respetar los límites de velocidad máxima

Evaluación de la velocidad

Para evaluar con precisión la velocidad de un vehículo de motor, es preferible utilizar m/s como unidad de medida. Para convertir los km/h en m/s, hay una técnica que, aunque no es muy precisa, es sin embargo muy simple. Simplemente multiplica las decenas de la velocidad del vehículo en km/h por 3.

El tiempo de reacción promedio de un motorista es de 1 segundo. Por eso, un conductor siempre debe tener cuidado de adaptar su velocidad a las diferentes situaciones y a los demás usuarios de la vía.

Algunos factores externos, como la fatiga, el nerviosismo y el consumo de alcohol y drogas, pueden aumentar el tiempo de reacción de los usuarios de la carretera. Este aumento del tiempo de reacción da lugar a una mayor distancia de detención del vehículo, lo que puede provocar un accidente que debería haberse evitado si el conductor hubiera estado en pleno control de su capacidad.

Distancia de detención.

Ajuste de la velocidad

Todo buen conductor debe saber cómo moderar su velocidad a la hora de conducir según las circunstancias. En efecto, en ciertas situaciones, una aceleración repentina para alcanzar la velocidad máxima autorizada no es un comportamiento apropiado, y el conductor debe moderar su velocidad poco a poco. Para saber qué ritmo adoptar, el conductor debe tener en cuenta los siguientes elementos:

  • El estado de la vía: falta de visibilidad, intersecciones o curvas peligrosas, etc.
  • El clima: conducir con nieve, lluvia o niebla puede ser peligroso para todos los usuarios de la carretera.
  • Otros usuarios: ya sean peatones o usuarios en vehículos de dos ruedas, el conductor debe estar atento en todo momento, especialmente con los peatones y los niños, que son los usuarios más vulnerables.
  • Zonas de obras: el conductor siempre debe reducir la velocidad en las zonas con obras. Las vidas de los trabajadores de obras están en juego.

Cuando se conduce en la niebla, los usuarios deben aplicar la regla teórica de los tres iguales. Tanto si están conduciendo en una carretera o en una autopista, si la visibilidad es de 50 metros, deben conducir a 50 kilómetros por hora máximo y dejar una distancia de seguridad de 50 metros con el vehículo de delante.

Los peligros de no respetar los límites de velocidad

La velocidad está presente en el 20% de los accidentes de tráfico. Los conductores que no llevan una velocidad adecuada ponen en riesgo la circulación no sólo de ellos mismos, sino también del resto de usuarios con los que comparten la vía. Conducir a una velocidad muy alta hace que se pierda control del vehículo y que se tarde más en frenar. Y conducir a una velocidad demasiado baja incide en la fluidez del tráfico.

Por eso, todos los conductores deben adaptar la velocidad a sus características, las de la vía y las del vehículo, siempre respetando los límites de velocidad establecidos.

coche autoescuela
Carnet
50% más barato !

Energías y fuerzas relativas a la velocidad

La energía cinética

Cuando un vehículo está en movimiento, sistemáticamente acumula energía cinética, cuyo valor se expresa en julios. Cuanto más alta es la velocidad, mayor es la energía. Esto puede tener consecuencias peligrosas:

  • La distancia de frenado puede ser más extensa. De hecho, cuando la velocidad se duplica, la distancia de frenado se multiplica por 4.
  • El cambio de trayectoria es más difícil. Si la velocidad se duplica, la fuerza centrífuga también se multiplica por 4, lo que hace mucho más difícil cambiar de carril o tomar una curva.
  • En caso de accidente, el impacto es mayor, porque una velocidad dos veces mayor lleva a un impacto 4 veces más fuerte.

La fuerza centrífuga

Esta fuerza se aplica a todos los vehículos cuando realizan un giro. Si la fuerza centrífuga es menor que el agarre, esto no es un problema, porque el vehículo girará y el usuario podrá tomar la curva sin problemas. Sin embargo, hay que tener cuidado, porque si la fuerza centrífuga es mayor que el agarre, el usuario se arriesga a "seguir en línea recta" y a salirse de la carretera. La única forma de contrarrestar esta fuerza centrífuga es anticipar la llegada del giro y reducir la velocidad a medida que se aproxima.

La fuerza de inercia

La fuerza de inercia se ejerce sobre todos los individuos y elementos incluidos en un vehículo en movimiento. De hecho, cuando un vehículo lleva pasajeros o equipaje, les transmite su velocidad. Sin embargo, si el coche frena repentinamente, los pasajeros y los objetos mantienen su velocidad inicial, lo que explica por qué los pasajeros son lanzados hacia adelante.

Importancia de la aerodinámica y la adherencia

Aerodinámica

Jugando con la aerodinámica de los vehículos y el impacto de la resistencia, la elevación y la carrocería, los diseñadores de nuevos modelos de vehículos pueden hacer que sus creaciones se beneficien de un mejor rendimiento del motor.

Pérdida de adherencia

La adherencia del vehículo depende de varios factores:

  • El estado de los neumáticos: tipo de neumáticos, desgaste, presión, etc.
  • La superficie del pavimento: calidad del pavimento, agujeros, deformaciones
  • Condiciones meteorológicas: vía seca, lluvia, nieve, hielo

Cálculo de la distancia de detención mediante la distancia de frenado y el tiempo de reacción

Para calcular esta distancia, hay que tener en cuenta la distancia total de detención de un vehículo en movimiento:

  • El tiempo de reacción del conductor, este tiempo es de 1 segundo para un conductor normal y 2 segundos para un conductor cansado. En el caso de un nivel de alcohol en la sangre, el tiempo de reacción puede ser de 3 segundos o incluso más.
  • La distancia de frenado, es decir, la distancia recorrida entre el momento en que el conductor aplica el pedal de freno y el momento en que el vehículo se detiene completamente.

El resultado es: Distancia de detención = Tiempo de reacción + Distancia de frenado. Obviamente, cuanto mayor sea la velocidad inicial del vehículo, mayor será la distancia de detención.

Por ejemplo, si un usuario viaja a 130 km/h, serán necesarios 85 metros para permitirle detenerse. Por lo tanto, la distancia de detención depende de la velocidad inicial.

El coeficiente de adherencia es un índice que va de 0,1 a 1, que indica el nivel de adherencia de una vía según los tres criterios anteriores. Por lo tanto, este índice puede ser 1 si el automovilista conduce por una carretera completamente seca, con una calidad de superficie de carretera irreprochable y con neumáticos nuevos y bien inflados. Por otro lado, este índice puede caer a 0 si el conductor conduce por una carretera helada con neumáticos muy gastados y mal inflados.

Tiempo de reacción.