¿Para qué sirve la luz de posición?

Las luces de posición son una de las más importantes a la hora de circular. De hecho, no es opción para el conductor encenderlas o no, ya que se activan en cuanto se enciende cualquiera de los sistemas de luces del vehículo.

Por su objetivo, estas luces pueden definirse como aquellas encargadas de transmitir al resto de usuarios de una vía la posición de un coche y su anchura, algo que es necesario para realizar adelantamientos y otras maniobras o para conducir con seguridad. Vamos a conocerlas más a fondo.

Índice:

 Luces de posicion traseras

¿Cómo son estas luces?

Las luces de posición pueden tomar varias formas, aunque siempre son luces de un color rojo para que puedan advertirse desde lejos y de forma bien diferenciada a las del resto de señales lumínicas del vehículo.

Activación de estas luces

Debido a su importancia, estas luces se activan de forma automática cuando se pone en funcionamiento cualquier otro sistema de iluminación. Es decir, si se activan las de cruce, las largas o las antiniebla, la luz encargada de señalar la posición del coche se iluminará de forma automática sin que el conductor necesite hacer ninguna otra acción adicional.

Una razón de ello es que se interpreta que su función es esencial si se necesita cualquier otro sistema de alumbrado. Por ello, los vehículos, da igual que sean grandes camiones o pequeños ciclomotores, siempre activarán de forma automática las de posición al entrar en funcionamiento otras luces.

Luces de posición delanteras

Uso obligatorio y recomendaciones

Las luces encargadas de señalar la posición de un vehículo se activan en cuanto es necesario el uso de otros sistemas de alumbrado. Así, se consideran que son obligatorias en todos los casos en los que las otras lo son.

Ahora bien, la DGT ha comenzado a dar ciertas recomendaciones que amplían el uso de estas luces a momentos en los que no hay obligatoriedad de activar ningún otro sistema. Es el caso, por ejemplo, de su uso por ciudad en días soleados sin problemas de visibilidad.

El motivo de esta recomendación viene dado por las numerosas evidencias que señalan que estas luces aumentan la presencia del coche y dan a los peatones mayor capacidad para advertirlos en caso de riesgo.

Por ello, la DGT recomienda que se usen para evitar posibles accidentes, algo que muchos fabricantes han comenzado a tener en cuenta instalando las llamadas luces diurnas que no son más que unas luces encargadas de señalar la posición del vehículo en la carretera durante el día.

formación de conducción
Teórico
10 veces más barato !