¿Qué puede provocar la disminución del campo de visión?

Al realizar cualquier acción, también al conducir, los humanos tenemos un campo de visión natural que nos permite reaccionar ante cualquier estímulo de forma adecuada.

Durante la conducción, este es incluso más importante que en cualquier otra tarea de la vida cotidiana. El motivo es que tanto la visión central como la periférica deben estar alerta y responder a estímulos que, además, se afrontarán a altas velocidades.

formación de conducción
Teórico
10 veces más barato !

El campo visual en la conducción

La capacidad que tenemos los humanos para ver está muy bien estudiada. Para cualquier persona sin ningún problema de vista, el ángulo se abre en un campo que tiene 3 grados de apertura.

A medida que el campo se va ensanchando, cuando hay más distancia entre los ojos y lo que tenemos delante, la visión se va haciendo más pobre. Eso sí, hasta los 5 o 6 grados sigue siendo completamente nítida y es donde siempre se tiene más conciencia de lo que ocurre de frente.

Campo visual

Si se sigue la progresión del campo, a partir de los 20 grados de apertura se dejará de percibir cualquier objeto de forma nítida. Pero no se pierde la visión del todo, ya que entra en juego lo que se conoce como visión periférica.

Con esta, un conductor puede reaccionar en menos de un segundo a cualquier estímulo que no esté dentro del campo de visión principal, pero que se produzca en esa área del que se encargará la visión periférica.

Problemas físicos para la disminución del campo visual

La situación que hemos descrito en el apartado anterior es la de un conductor con un sistema de visión perfecto que no tiene ninguna lesión ni fallo en sus ojos. Por desgracia, esta no es la tónica habitual, ya que hay muchos problemas que pueden reducir este campo visual.

Algunos de los más importantes son los trastornos físicos que se deben tener en cuenta. Afecciones tan comunes como el glaucoma, las cataratas e incluso los problemas de refracción que no se han corregido reducirán tanto el ángulo del cono de visión como la calidad de lo que puede verse en él.

Por otro lado, no hay que dejar de tener en cuenta que, en el tema que se está tratando aquí, la edad del conductor influye de forma decisiva. Con el paso de los años, el campo de visión se reduce y también la capacidad para la visión periférica, por lo que estos factores se deben tener muy en cuenta.

Causas de la reducción ajenas al conductor

Pero no todas las circunstancias que llevan a la reducción del campo de visión tienen que ver con el propio conductor. Hay otras muy importantes que pueden tener que ver con el estado del vehículo, de la carretera o con cualquier otro motivo.

Por ejemplo, el simple hecho de llevar a un acompañante o a varios en los asientos traseros y en el lateral es suficiente para que el campo de visión se reduzca al tapar estos parte de la zona que enfocan los retrovisores.

El campo de vision reducido

También hay circunstancias de la circulación que producen este problema. Como ejemplo se puede poner el circular tras un autobús o un camión de grandes dimensiones, aunque hay otras muchas que son igualmente peligrosas.

formación de conducción
Teórico
10 veces más barato !